Sandro de América: la vida de un ídolo

La serie de televisión basada en la vida de Roberto Sánchez llegó a la pantalla de Telefe y, en su primer capítulo, se comenzó a ver un poco del inicio del “Gitano” en el ambiente musical. Sueños, talento, amores, escenarios y dinero serán los ejes que recorran los años del músico.

El unitario, que contará con 13 episodios, arrancó con todo. Los inicios del cantante se presentaron de una manera muy original ya que fueron narrados por su versión adulta (Antonio Grimau) y desde un principio se dejó en claro su fascinación por Elvis y, al mismo tiempo, su deseo de llegar a la fama haciendo lo que él amaba, cantar.

En cuanto a la vida del joven Sandro, Agustín Sullivan realiza un trabajo excepcional. El actor no solo comparte el parecido físico, sino que también trasmite la energía y el encanto del “Gitano”.

2522085

Algo muy interesante es que durante los primeros 47 minutos se trasmite que la familia será uno de los ejes centrales, siempre vuelve a la relación entre Roberto y sus padres, Vicente Sánchez (Jorge Suárez) y Irma Nydia Ocampo (Paula Ransenberg). Uno de los primeros temas que se trató fue la educación oficial y la declinación del adolescente por seguir sus estudios, dado que él tenía en claro su vocación.

Entre el trabajo a tiempo completo repartiendo damajuanas, su relación con Silvina (Calu Rivero), las horas que pasaba en el bar aprendiendo guitarra con el Enrique “Vasco” Irigoytía (Juan Alari) y escribiendo canciones en su casa, Roberto estaba formando su camino.

La manera sutil de mostrar la personalidad del músico fue muy interesante, no solo en los bailes que se presentaban en cualquier lado, sino también en los pequeños detalles como la manera en la que agarra la “viola” y le da pequeños golpes sin querer, demostrando entusiasmo y un poco de torpeza.

0028937246

Hay una escena en particular que se encarga de representar el amor de los padres por el joven, y es cuando Vicente ve como están molestando a Roberto por su guitarra y, aunque considere que la decisión de su hijo es equivocada, le compra una guitarra. En una familia trabajadora, este gesto significa un gran esfuerzo y, seguramente, vivir un poco más ajustado. Además, la emoción del joven al ver el instrumento se sintió uno de los momentos más reales de todo el capítulo.

Sin dudas, la ambientación fue de una calidad muy envidiable. Cada detalle, desde el interior del bar hasta el colectivo y los exteriores, nos daba una mirada a un Buenos Aires de antaño. También se aprecia el clásico “Viejo VS Nuevo” reflejado por la resistencia de los adultos al Rock.

Screen-Shot-2017-08-31-at-9.55.17-a.m..jpg

En cuanto a los puntos débiles, el show final donde por fin vemos cantar al “Gitano” se vio bastante opacado por la desincronización entre la música y la boca del cantante, sus movimientos y los de la banda.

Por último, el pequeño clip del final parece totalmente innecesario ya que adelantan cosas que se presentaran en capítulos posteriores, lo que funciona como un mini spoiler de lo que sucederá.

En conclusión, Sandro de América se encamina como una de las grandes series argentinas del 2018, con una historia interesante, actuaciones sublimes, una ambientación muy detallista y una calidad a la altura de cualquier película taquillera.

Por Sergio Gomez | En Twitter @Chergio17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: